ESPIRITUS Y DESENCARNADOS

ESPIRITUS Y DESENCARNADOS:

Son seres que no poseen cuerpo, incorpóreos. El  término desencarnado se aplica con frecuencia a las almas humanas de personas que han muerto.

También existen otras entidades como son  nuestros guías, ángeles, espíritus de la naturaleza (elementales), hermanos en otras dimensiones…

La mayoría de nosotros hemos tenido alguna experiencia con  estas entidades en algún momento de nuestra vida. Cuando ocurren estos incidentes, no deben causar temor, deben ser admitidos con aceptación y como un aprendizaje que la vida le muestra para despertar el potencial dormido en nosotros. Deben servir para despertar la realidad de la vida en todos los planos, y para afirmar que nunca nos hallamos verdaderamente separados de aquellos seres que amamos. Nos están mostrando que, no existe tal cosa como la muerte.

 

CONSECUENCIAS DE TENER UN ESPIRITU CERCA DE TI

Una vez que abandonan el cuerpo físico, el espíritu pasa  a otra dimensión o plano, donde la materia, el peso, el ego y la mente… no existen. Lo único que queda es el espíritu en su plenitud con los registros de sus vidas anteriores grabadas en él.

El ser humano vive en la tierra, en tercera dimensión, digamos que el que un espíritu este aquí seria como que tú fueras a un lugar diferente, al espacio exterior, del que no eres originario, y un espacio donde te sientes extranjero. La vibración que los desencarnados  tienen es baja para este planeta, pues están fuera de casa, es decir de su hábitat astral. Nuestra vibración al contrario es alta, pertenecemos a la tierra.

Cuando ellos están cerca del ser humano, lo que ocurre es que su vibración aumenta y la nuestra disminuye. Ellos necesitan alimentarse de nuestra energía para poder permanecer en esta dimensión.

Esto es muy perjudicial para ambos, no es bueno ni para ti ni para ellos, pues él debe seguir su camino y el permanecer en este plano frena su evolución, y a la persona en la que está cerca, se le está extrayendo la energía que necesita para seguir viviendo sano en todos sus niveles.

Si te encuentras en una situación de estas lo mejor es que tomes conciencia del perjuicio que os estáis ocasionando y tomar medidas para solucionarlo, aun cuando sean dolorosas. A la entidad hay que ayudarla a que ascienda a la zona que le corresponda para seguir su evolución y la persona ha de reponerse de la pérdida con sabiduría y serenidad.

 

Los espíritus pueden permanecer en este plano por varias razones:

1ª – Los familiares le echen de menos y estén constantemente invocando su protección, su presencia, su ayuda, incluso hablando con ellos contándoles sus vivencias del día….

Recordemos que la mayoría de las veces lloramos por nosotros mismos, no por el que se ha marchado.  Si realmente amamos al ser que ha partido, ha de ser  de gran consuelo saber que está bien (y la mayoría de las veces lo está, a no ser que haya tenido una muerte traumática). Cuando lloramos es porque le echamos de menos, quisiéramos que compartiera con nosotros las alegrías, que nos acompañara en estos momentos de celebración etc… Este pensamiento es egoísta por parte de la persona y ha de tomar conciencia de ello.

– Que el espíritu tenga algo pendiente en esta vida y no quiera marchar hasta que se resuelva. En este caso será conveniente la búsqueda de un médium o persona cualificada para ayudarle a resolver lo pendiente.

– Que la familia le deje marchar, pero él viendo su tristeza decida quedarse y no encuentre resistencias para hacerlo.

4-        Espíritus atrapados que necesitan ayuda para ir a la zona que les corresponde.

5-        Espíritus adheridos por una unión espiritual.

6-        Espíritus que están confusos o no saben que han muerto.

7-        Espíritus que han sufrido muerte traumática.

8-        Espíritus que se pegan a la persona por consumo de drogas o adicciones de baja vibración que atraen a este tipo de entidades.

9-Elemental de la naturaleza que se ha cargado de energía negativa de una zona expuesta a violencia, guerra, etc…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *